El compromiso de Herman Miller de construir edificios que celebren el ambiente que nos rodea se remonta hasta el fundador de nuestra empresa, D.J. De Pree. Entre sus muchas directivas sobre el medio ambiente (y humanísticas), estableció que todos los empleados deben poder ver desde una ventana a más de 22 metros. Hoy, 50 años más tarde, esto se conoce como recolección de luz diaria natural para recortar el gasto de energía y eliminar la contaminación ocasionada por la producción de electricidad.

Una fotografía al aire libre durante un día soleado de una instalación de Herman Miller rodeada de exuberantes jardines, con un estanque y una fuente cerca.

D.J. también declaró que todas las nuevas propiedades desarrolladas por la empresa dedicarían el 50 % o más a espacios verdes para promover un entorno saludable. Ambas misiones siguen cumpliéndose actualmente en la empresa.

Es lógico, entonces, que una empresa dedicada a la creación de obras de arquitectura centradas en las personas fuera también miembro fundador del Consejo de edificios ecológicos de EE. UU. (USGBC) y colaborara en la formulación de los lineamientos de Liderazgo en eficiencia energética y diseño medio ambiental (LEED).

Herman Miller y el Consejo de edificios ecológicos de EE. UU.
En 1993, Herman Miller ayudó a financiar los comienzos del Consejo de edificios ecológicos de los Estados Unidos (USGBC). Esta organización sin fines de lucro está dedicada a comprender y promocionar las prácticas de construcción seguras para el medio ambiente. Hemos respaldado esta nueva organización porque durante un tiempo de increíble crecimiento y construcción, supimos que queríamos continuar con el legado de nuestro fundador con los proyectos de edificación actuales y futuros. Determinamos que esta nueva organización podría permitir que el Facilities Group de Herman Miller aprenda de los expertos en el campo.

Al mismo tiempo que se iniciaba USGBC, Herman Miller contrató al famoso arquitecto medio ambiental William McDonough para diseñar nuestra próxima planta de fabricación, situada junto al almacén de HMI existente en más de 18 hectáreas de pradera ondulante. En 1995, el USGBC seleccionó el edificio, que se denominó "GreenHouse" como un piloto para el desarrollo del proceso de certificación en Liderazgo en eficiencia energética y diseño medio ambiental (LEED).

El USGBC designó al edificio GreenHouse como un modelo de lo que es posible y lo condecoró con la categoría de "Pionero". El edificio actual representa una prueba de que el uso del diseño ecológico no solo puede ser estéticamente placentero sino también seguro para el medio ambiente y beneficioso a nivel financiero para la empresa. La confirmación adicional proviene de la Agencia de protección medio ambiental de EE. UU., que solventó un estudio que validó el rendimiento medio ambiental y financiero de GreenHouse. Además, el edificio GreenHouse ha recibido numerosos premios por su atractiva apariencia.

Hoy, Herman Miller se compromete con la construcción o renovación de sus instalaciones para cumplir con las más estrictas normativas de entidades certificadoras independientes; entre ellas LEED, ISO 14001 y BREEAM (Método de evaluación medio ambiental del establecimiento de investigación de edificación), un método de evaluación del Reino Unido para edificios sustentables. Como una empresa progresiva a nivel ambiental durante más de medio siglo hasta hoy, Herman Miller se compromete a seguir explorando enfoques nuevos e innovadores para crear edificios ecológicos.