divider
Ward Bennett

Ward Bennett

La historia de Ward Bennett es realmente extraordinaria. Su carrera comenzó a los 13 años, cuando dejó la escuela para trabajar en el distrito de la moda en la ciudad de Nueva York. A los 15 años diseño su primera colección de prendas; a los 16 años fue a Europa, donde siguió trabajando en el mundo de la moda.

Mientras estaba en Europa, asistió a escuelas de arte en Florencia y París, pero principalmente fue un autodidacta, con habilidades que van desde la ilustración, la escultura y la creación de joyas hasta el diseño de mobiliarios, interiores y hogares. "Aprendo de las personas", dijo alguna vez, haciendo referencia a una lista interminable de influencias, entre las que se incluyen Hattie Carnegie, Hans Hoffman y Georgia O'Keefe.

Eventualmente, Bennett se estableció en Nueva York, donde su reputación le permitió ganar algunos de los clientes más adinerados de esa época: David Rockefeller y Chase Manhattan Bank, Tiffany & Co., Sasaki, el industrial italiano Gianni Agnelli y Jann Wenner, fundador de Rolling Stone. Otro cliente famoso (el ex Presidente Lyndon Baines Johnson) le solicitó a Bennett que diseñara una silla para su biblioteca presidencial. Quería que fuese "una mezcla de una silla de cantina y una silla de una sala del tribunal con una pequeña montura del Oeste".

La simplicidad y la comodidad siempre fueron sus objetivos. Bennett decía que al trabajar con el médico que trató el dolor de espalda de John F. Kennedy aprendió mucho sobre el apoyo lumbar, la importancia de los apoyabrazos y el diseño de la "inclinación" correcta.

De hecho, Bennett diseñó más de 150 sillas, muchas de las cuales se convirtieron en clásicos, como la silla Landmark, que Geiger volvió a introducir en 1993. (Bennett comenzó a trabajar con Geiger en 1987, luego de su colaboración con Brickel Associates).

Bennett, quien falleció en 2003, también es considerado como el primer estadounidense en usar materiales industriales para el mobiliario del hogar, pero lo hizo mucho antes de que la apariencia altamente tecnológica se hiciera popular en la década de 1970. Fue elogiado por el Instituto Estadounidense de Arquitectos por "transformar equipos industriales en objetos sublimes".

"No hay nada superfluo en los diseños de Ward, nada 'extra'" dice Tim deFiebre, antiguo asistente de Bennett y quien conserva su legado. "Siempre estaba perfeccionando su esencia, y de eso se trata su trabajo".

Muchos de los diseños de Bennett son parte de la colección permanente del Museo de Arte Moderno y del Museo de Diseño Nacional Cooper-Hewitt. Además forma parte del Hall de la fama de la revista Interior Design.

"Creo que es un verdadero testimonio del trabajo de Ward que un producto diseñado 40 años antes (el bastidor de almacenamiento en H) haya ganado el premio Oro a lo Mejor de NeoCon en 2004", dice deFiebre. "Cuando diserto sobre diseño, siempre digo que los productos pueden ser populares o no, según las debilidades de la moda, pero el buen diseño siempre es bueno".

Premios/Reconocimientos
Premio Oro a lo Mejor de NeoCon 2004, Estructura de almacenamiento en H, 2004.

divider