divider
David Allan Pesso

David Allan Pesso

David Allan Pesso siempre ha sido una persona activa. "Mis padres eran un poco nómadas —dice— a los 18 años ya había asistido a 14 escuelas diferentes".

También es una persona que cree que hay que tomar algo positivo de cada experiencia. Por ejemplo, "todas esas mudanzas cuando era joven me enseñaron a descifrar a las personas y a entablar relaciones, —dice— y eso resultó ser muy útil durante toda mi vida".

No importa donde se encuentre estos días, si en una reunión con un cliente en Italia, o removiendo el terreno de su jardín, Pesso siempre dice que trata de "estar presente en el momento". "Aprendí la importancia de estar completamente consciente de lo que se está haciendo en un lugar y momento determinado, y de estar dónde te encuentras, cuando estás allí".

Así mismo, dice que encuentra la inspiración para su creatividad en las cosas simples, cotidianas, ya sea la arquitectura de un edificio o una persona sentada a su lado en un avión. "Soy afortunado de tener un trabajo que puedo llevar conmigo a dondequiera que vaya", dice. "Realmente no tenemos una división definida entre trabajo, diversión, familia y profesión. Todo está interconectado, y creo que ese es un recurso muy valioso para mí y para mis clientes".

Pesso combinó su estudio y su casa cuando se mudó con su familia a South Florida hace algunos años, una situación que, por el momento, funciona bien hasta que encuentre un espacio comercial apto. "Tengo dos niños y dos perros, todos ellos menores de nueve años; por lo tanto, estoy bastante inmerso en su mundo en este momento", se ríe.

No es que su trabajo no lo mantenga ocupado. Desde que comenzó su carrera, Pesso ha patentado más de 130 diseños de muebles originales en los EE. UU. y Europa, y actualmente posee cinco patentes de diseño en los EE. UU., tres por un sistema de gabinetes para biblioteca y dos por sillería.

Independientemente de lo que esté diseñando, Pesso dice que se esfuerza constantemente por obtener una geometría pura, reducida, sin detalles extraños. "Me centro en las economías de escala y mi objetivo es lograr más con menos. Creo que la tumbona Celeste de Herman Miller es un buen diseño visual de lo que quiero reflejar".

Passo encuentra gran satisfacción en su trabajo y no puede imaginarse haciendo otra cosa. "Me siento afortunado de haber producido una gran cantidad de trabajo en un período relativamente breve", dice. "Y cada vez que veo una de mis piezas en público sigo sintiendo la misma emoción que sentí la primera vez".

Oficina/Estudio
New Studio, LLC
Boca Ratón, Florida

Premios/Reconocimientos
2000 Design Journal--Piazza Collection: Loewenstein
1999 IIDA--Silla Quiver: Geiger International
1997 Lo mejor de NeoCon--Banco Madison: AGI

divider