divider

¿Qué beneficios le ofrece?

Luz personal Flute

Historia del producto

Tom Newhouse diseñó esta lámpara para que fuera flexible, versátil, compatible y económica. Y debido a su tecnología LED, 24 años de vida útil, el costo por usarla durante todo el año es menor que el de una taza de café, Flute deja un impacto de carbono minúsculo en el planeta. Esta luz de trabajo también deja un mínimo espacio ocupado sobre su escritorio, ya que pesa menos de 1 kg. Y es de cosecha propia: se fabrica en los EE. UU.

Luz personal Flute

Luz brillante, gran valor

Flute le permite ahorrar dinero de varias maneras diferentes. Utiliza lo más novedoso en tecnología LED para proporcionar resultados lumínicos de alta calidad, a la vez que consume entre un 30 y un 50 % menos de energía que las luces de trabajo tradicionales, ya que genera 48 lúmenes por vatio de energía consumida.

Los chips de LED de Flute no requieren reemplazo de bombillas ni mantenimiento durante su vida útil estimada: 24 años con un uso promedio. Por ese motivo, permite ahorrar mucho por el bajo costo de mantenimiento.

Luz personal Flute

Más luz sobre cualquier objeto

Flute proporciona 226 lúmenes de luz. Traducción: Muchísima luz. Justo lo que se necesita para una luz de trabajo. Luz medianamente cálida, apropiada para la vista.

La lámpara independiente tiene un cabezal que gira 230 grados de izquierda a derecha. De esta manera, puede dirigir la luz hacia donde la necesite. La opción de montaje con abrazadera giratoria a 360 grados proporciona la máxima flexibilidad en el emplazamiento de la luz.

Luz personal Flute

Ágil y versátil

Fácil de usar desde todo punto de vista, incluido lo que pesa: menos de un kilo para el modelo independiente y 680 gramos para la opción de montaje con abrazadera. Tóquela para encenderla o apagarla. Y gracias a su disipador de calor integrado, la temperatura de Flute no se eleva. Puede levantarla y moverla sin quemarse.

Tres opciones de color: gris plata, grafito y blanco.

Historia del diseño

Diseñada por Tom Newhouse, Flute personifica dos de sus pasiones: el estudio de los problemas emergentes en las oficinas y la implementación de los conceptos de diseños ecológicos. Flute puede usarse en cualquier entorno laboral como una lámpara independiente o con un montaje en superficie. Usa lo más novedoso en tecnología LED para proporcionar un resultado lumínico de alta calidad.

Fabricada con un 37 % de material reciclado, Flute consume entre un 30 y un 50 % menos de energía que las luces de trabajo tradicionales. Usa solo un total de 4,7 vatios de energía para proporcionar 48 lúmenes por vatio y tiene una vida útil de más de 60.000 horas (24 años con uso promedio). Al final de su vida útil, es reciclable en un 85 %.

"Soy un apasionado del medio ambiente desde hace 25 años", dice Tom, "y lo seguiré siendo. Ese es uno de los motivos por los que me encanta trabajar en Herman Miller".

divider