divider
Ver todo

Diseñadores

HermanMiller Collection

¿Qué beneficios le ofrece?

Sofá Nelson Marshmallow

Historia del producto

Este es un sofá que brilla en una habitación, es un sofá para ser feliz y relajarse. El usuario puede observar los 18 almohadones "marshmallow" (caramelos) de 25 cm y no puede evitar sonreírse. Y así ha sido desde 1956, año en el que comenzó a captar la atención de todos cuando fue descrito en nuestro catálogo de esta manera: "A pesar de su apariencia sorprendente, esta pieza es muy cómoda".

Dramatismo y utilidad

El sofá Marshmallow puede ser un testimonio alegre o dramático en un vestíbulo, una sala de estar o un living. Su diseño maravilloso incluye 18 almohadones redondos, cómodos, que parecen flotar en una estructura de acero tubular cepillado.

Elija entre una gran variedad de telas y cueros para crear la apariencia que desea. Cuero negro dramático. Tela naranja alegre o rojo brillante. Los almohadones se desprenden para simplificar la limpieza, o bien, como dice el catálogo original, "se intercambian para emparejar el uso". También puede cambiar los almohadones para crear una apariencia nueva.

La estructura de acero tubular cepillado con patas negras brillantes proporcionan una base duradera y resistente, lo que hace que el sofá sea adecuado para áreas de alto tránsito.

Historia del diseño

George Nelson e Irving Harper, un joven diseñador que trabajaba en la firma de diseño de Nelson, se reunieron con un inventor que creó un disco de plástico por inyección que, insistía, podía producirse de manera económica y sería duradero. Los diseñadores lo miraron y dispusieron 18 de esos discos sobre una estructura de acero; ese fue el origen del sofá Marshmallow.

Los almohadones del inventor resultaron ser poco prácticos, pero Nelson y Harper se sintieron intrigados por el diseño que habían creado casualmente, y Herman Miller decidió fabricar el sofá.

Al unir los elementos separados y al hacer que pareciera que flotaran en el aire, Nelson y Harper lograron la apariencia única de este sofá con un encanto tan llamativo, que abrió el camino para el estilo del arte pop de la década de 1960.

Por cierto, ese joven diseñador, Irving Harper, también diseñó el famoso logotipo de la empresa Herman Miller.

divider