divider

Completamente Nelson

Al final de una calle residencial con árboles frondosos, en Kalamazoo, Michigan, se encuentra este extraordinario hogar, diseñado por George Nelson y está tan habitable hoy en día como lo fue hace casi 55 años.

"Sally y yo estamos contemplando, una vez más, la posibilidad de construir una casa", comienza una carta de James Kirkpatrick con fecha del 8 de febrero de 1954. "Recordarás que observaste los planos bastante horribles que nos hizo un arquitecto local a un costo considerable", continúa, "y yo, a su vez, recuerdo que al mirar los planos, tú nos indicaste que no era para nosotros y nosotros ciertamente estuvimos de acuerdo".

El destinatario de la carta, no era otro que George Nelson, esposo de una compañera de colegio de Sally Kirkpatrick, Frances "Fritzi" Nelson. Y así, en esta correspondencia sin pretensiones entre amigos de la familia, comienza la historia de una casa extraordinaria. Durante los cuatro años posteriores, Nelson, junto con su socio Gordon Chadwick, llevaron a cabo un diseño altamente personalizado, un hogar diseñado especialmente para los miembros de la familia Kirkpatrick y su estilo de vida. Este hecho en sí no es nada notable, podría decirse lo mismo de cualquier encargo arquitectónico. Lo que hace a la casa Kirkpatrick tan especial, tanto en el pasado como en la actualidad, son las cualidades universales que trascienden lo específico.

Escrito por: Sam Grawe
Ilustración de: Paul Barbera
La entrada principal de la casa Kirkpatrick conduce a un área común de living/comedor. En una época el arco con iluminación atenuada en el techo enmarcaba la línea de un sofá Nelson personalizado diseñado para el espacio. Fue vendido por un propietario anterior. La entrada principal de la casa Kirkpatrick conduce a un área común de living/comedor. En una época el arco con iluminación atenuada en el techo enmarcaba la línea de un sofá Nelson personalizado diseñado para el espacio. Fue vendido por un propietario anterior.
El comedor en el lado opuesto de la sala, exhibe sillas Eames Wire tapizadas y una mesa Nelson, ambas personalizadas a una altura más baja. Corner recreó la luz colgante basándose en dibujos y fotografías originales. El comedor en el lado opuesto de la sala, exhibe sillas Eames Wire tapizadas y una mesa Nelson, ambas personalizadas a una altura más baja. Corner recreó la luz colgante basándose en dibujos y fotografías originales.

Los mejores diseños de Nelson comparten la misma característica encantadora, ya sea un reloj, una silla, o en este caso, un hogar. Su visión del diseño le permitió crear un sistema modular y una rareza manierista. Como un "arquitecto en la industria" (tal como se categorizó él mismo en la presentación del catálogo de la Colección Herman Miller de 1948), Nelson fue responsable de crear (y comercializar) bienes de consumo. En la casa Kirkpatrick se evidencia que esta mentalidad afectó su práctica de la arquitectura en igual medida. Un producto debía ser único para distinguirse en el mercado, pero también debía ser popular para una gran parte de la población a fin de poder alcanzar el éxito. Incluso en la ejecución de este hogar privado para amigos personales, la marca de modernismo de Nelson adopta esta dualidad por completo.

La casa Kirkpatrick también es reconocida porque fue diseñada y creada durante una época que, posiblemente, fue el auge de su carrera. Esta es una breve descripción de sus amplios intereses y compromisos del momento: en 1954 fue coautor de cuatro libros (Chairs, Living Spaces, Storage, y Display), dirigía las operaciones en las oficinas de arquitectura y diseño industrial que llevaban su nombre, trabajaba como Director de Diseño de Herman Miller, era consultor de diseño de General Electric y Howard Miller, presidente de la conferencia de diseño de Aspen, consejero de la escuela de Bellas Artes de la Universidad de Georgia, y consultor y diseñador expositor para el gobierno de los Estados Unidos. Si Nelson aludía al "arquitecto en la industria", esta gran cantidad de actividad se asemeja más al "arquitecto como industria".

Los gabinetes de cocina de estilo cocina de barco son todos originales y fueron repintados siguiendo las especificaciones de Nelson según el Manual de armonía del color de The Container Corporation. Los gabinetes de cocina de estilo cocina de barco son todos originales y fueron repintados siguiendo las especificaciones de Nelson según el Manual de armonía del color de The Container Corporation.
Corner pudo adquirir la mayoría de los muebles originales de la sala seleccionados por Nelson Office, incluidos estos sofás Herman Miller. El hogar y las plantas colgantes se iluminan por los tragaluces. Corner pudo adquirir la mayoría de los muebles originales de la sala seleccionados por Nelson Office, incluidos estos sofás Herman Miller. El hogar y las plantas colgantes se iluminan por los tragaluces.
Nelson Office diseñó accesorios de chimenea para Howard Miller. Nelson Office diseñó accesorios de chimenea para Howard Miller.

En los meses posteriores, Nelson encontró el tiempo para elaborar un diseño. En julio de 1954, envió a Kirkpatrick una nota llena de entusiasmo: "Hemos completado algunos bocetos preliminares y estamos muy emocionados con algunas de las posibilidades". La carta describe los elementos del proyecto, incluido "un departamento privado de dos plantas que puede ser completamente independiente del resto de la casa". El comentario a continuación lo describe más detalladamente: "Para agregar un poco de diversión a la casa, hemos diseñado un extremo de la sala como una caja de dos pisos con mucho vidrio, con tu dormitorio situado en una especie de puente sobre una parte del mismo. Obviamente, no hay una barrera de sonido entre la sala y la habitación principal, pero se supone que si se está usando el dormitorio, la sala no estará en uso. La sensación de espacio abierto que se logra de esta manera podría ser estupenda".

La habitación suspendida, enmarcada por volúmenes de libros de doble altura, brinda una sensación maravillosa de espacio abierto. Por un lado, los tragaluces iluminan la chimenea independiente tipo horno y las plantas colgantes. Por otro lado, un gran grupo de ventanas se abren sobre el balcón del dormitorio y la sala

Escalera con escalones volados desde la pared de secoya y sostenidos por balaústres que van del piso al techo. Escalera con escalones volados desde la pared de secoya y sostenidos por balaústres que van del piso al techo.

Obviamente, no hay una barrera de sonido entre la sala y la habitación principal, pero se supone que si se está usando el dormitorio, la sala no estará en uso.

George Nelson

Esta habitación fue diseñada como sala de juegos pero ahora se usa como sala de TV y oficina, Corner decoró esta habitación con una combinación de piezas de Eames y Nelson incluidos EOG y la silla Coconut. Esta habitación fue diseñada como sala de juegos pero ahora se usa como sala de TV y oficina, Corner decoró esta habitación con una combinación de piezas de Eames y Nelson incluidos EOG y la silla Coconut.
Un sistema Nelson CSS original equipado con un tocadiscos Rek-O-Kut diseñado por Nelson Office y combinado con la silla Eames Wire-base Contract. Un sistema Nelson CSS original equipado con un tocadiscos Rek-O-Kut diseñado por Nelson Office y combinado con la silla Eames Wire-base Contract.

"Por no decir más Sally yo estábamos emocionados con los planos de la casa y la apariencia del modelo", replicó Kirkpatrick. "Las dos primeras noches no hicimos más que sentarnos en la terraza y hablar de eso en todas sus posibilidades". Como indicación graciosa de aquella era, la nota continúa del siguiente modo: "Sally resalta el aspecto práctico femenino con respecto a la limpieza de las ventanas (ya que se anticipa que habrá mucho vidrio que limpiar por dentro y por fuera), pero sin dudas también encontraremos la solución a ese problema".

Las ventanas también rodean las elevaciones sur y norte. En el segundo nivel hay una serie de cuatro modestas habitaciones que ofrecen vista al norte. Los corredores al sur en ambas plantas están iluminados por ventanas de doble altura, que le dan un aire a invernadero. La escalera con escalones volados desde la pared de secoya, sostenidos por balaústres que van del piso al techo, se presenta casi ostentosa por el carácter reservado del diseño.

Nelson no confiaba en la luz natural por sí sola. Utilizó un truco usado en el dormitorio de Baker House de Alvar Aalto en MIT: colocó luces exteriores directamente sobre los tragaluces por encima del hogar y la sala de juegos del segundo piso (donde los tragaluces son las únicas ventanas). Los focos también se colocaron a intervalos regulares debajo de los aleros extendidos del techo, brindando una especie de iluminación intermedia para el exterior y el interior. En la sala familiar, de techo bajo, un semicírculo de luces de bajo voltaje funcionan con un reóstato industrial y ofrecen un resplandor íntimo.

El corredor del segundo piso conecta la oficina con los dormitorios y el dormitorio principal, y ostenta una cavidad abierta que nos deja ver hacia el primer piso y aumenta la sensación de invernadero que dan las ventanas de doble altura. El corredor del segundo piso conecta la oficina con los dormitorios y el dormitorio principal, y ostenta una cavidad abierta que nos deja ver hacia el primer piso y aumenta la sensación de invernadero que dan las ventanas de doble altura.

Sally resalta el aspecto práctico femenino con respecto a la limpieza de las ventanas (ya que se anticipa que habrá mucho vidrio que limpiar por dentro y por fuera), pero sin dudas también encontraremos la solución a ese problema.

James Kirkpatrick

La paleta de colores fielmente restaurada en cada una de las habitaciones ilustra las atrevidas combinaciones especificadas en el diseño original por Nelson Office. La paleta de colores fielmente restaurada en cada una de las habitaciones ilustra las atrevidas combinaciones especificadas en el diseño original por Nelson Office.
Corner diseñó el primer y el segundo dormitorio con una serie de piezas vintage de Herman Miller, como la cama Thin Edge de Nelson, una mecedora Eames de fibra de vidrio moldeada y una silla lounge Poul Kjaerholm PK20 que fue distribuida brevemente por la empresa en la década de los setenta. Corner diseñó el primer y el segundo dormitorio con una serie de piezas vintage de Herman Miller, como la cama Thin Edge de Nelson, una mecedora Eames de fibra de vidrio moldeada y una silla lounge Poul Kjaerholm PK20 que fue distribuida brevemente por la empresa en la década de los setenta.

Naturalmente, Nelson Office también proporcionó un esquema para el diseño interior del hogar. En una carta de 1955, Nelson escribe "Estamos usando tu casa como una especie de conejillo de Indias para nuestros proyectos de muebles, y estamos tratando de escoger los muebles para el hogar sin tener que recurrir a los productos que ahora están en producción. La belleza de esta propuesta es que, de todas formas, el diseño de los muebles se paga como parte del presupuesto del mismo, y podemos obtener muestras acabadas a un costo que no superaría el de los artículos que están en producción. Si esto no agrega un gran valor de entretenimiento a los interiores, estaría muy sorprendido ". Cuando la casa se completó tres años más tarde, las aspiraciones de Nelson en cuanto a muebles personalizados no se habían materializado completamente, pero su oficina diseñó una especie de sofá único para la sala familiar (que lamentablemente ya no está en la casa). Las superficies y el almacenamiento de la mesa con secciones semicirculares, diseñada para ubicarse directamente bajo el aro de iluminación atenuada, junto con las diversas incorporaciones del hogar, comparten una afinidad innegable con el trabajo de Nelson en Herman Miller.

De hecho, fue gracias a muchas de las anheladas piezas de archivo que la casa Kirkpatrick fue redescubierta y restaurada. Un antiguo coleccionista de muebles vintage de Herman Miller, el propietario actual, Dave Corner, descubrió la casa hace nueve años, luego de visitar al propietario para posiblemente comprar un conjunto de cómodas de palisandro del dormitorio principal. "Le pedí categóricamente que me llamara en primer lugar si consideraba vender la casa", recuerda Corner. "Un año más tarde, recibí la llamada".

Ahora, casi una década más tarde, y después de mucha investigación y trabajo dedicado, Corner ha restaurado por completo la casa Kirkpatrick e incluso ha empleado el esquema de colores original de Nelson. En contraste con el esquema y materiales relativamente modestos, Nelson Office divisó un extravagante esquema de colores que presagia la paleta alucinada de Haight-Ashbury una década antes. Los diseñadores de interiores, Robert Rohrich y Delores Engle de Nelson Office, usaron 20 colores distintos, y seleccionaron hasta cuatro colores por habitación, jugando con las superficies y los planos con combinaciones poco comunes. En una carta de 1957 a los Kirkpatrick, Rohrich ofrece un consejo: "Con respecto a este esquema de colores, vigile el comportamiento de sus dos hijos para verificar si tienen reacciones violentas debido a los colores de sus habitaciones".

El corredor largo y lleno de luz termina en la habitación principal. El corredor largo y lleno de luz termina en la habitación principal.
Los archivadores vintage de palisandro de Thin Edge y un escritorio suspendido y personalizado se ubican a lo largo de una pared de la habitación principal. La cómoda en miniatura Nelson fue la primera pieza clásica de Herman Miller que coleccionó Corner. "No podía comprarla en ese momento, pero necesitaba tenerla", recuerda sobre esa compra realizada a finales de la década de los ochenta. Los archivadores vintage de palisandro de Thin Edge y un escritorio suspendido y personalizado se ubican a lo largo de una pared de la habitación principal. La cómoda en miniatura Nelson fue la primera pieza clásica de Herman Miller que coleccionó Corner. "No podía comprarla en ese momento, pero necesitaba tenerla", recuerda sobre esa compra realizada a finales de la década de los ochenta.
Concebida como un departamento de dos pisos que podía independizarse del resto de la casa, la habitación principal suspendida se abre a un grupo de ventanas del piso al techo en la sala. Concebida como un departamento de dos pisos que podía independizarse del resto de la casa, la habitación principal suspendida se abre a un grupo de ventanas del piso al techo en la sala.

Los planos originales etiquetaron cada superficie, desde las gavetas de la cocina hasta las paredes del dormitorio, con un código combinado de letras y números romanos, pero no había una rúbrica correspondiente. Raspar las paredes o trabajar con fotografías instantáneas antiguas no era una opción viable, y Corner investigó durante seis años antes de descubrir una solución. Luego dio con el Manual de armonía del color de The Container Corporation, un libro encuadernado en cuero que ofrece un enfoque científico: "Cómo eliminar las suposiciones sobre el color", y páginas y más páginas de las disposiciones de colores en pequeños fragmentos hexagonales denominados por letras (para el tono) y números (para el brillo). Con la legendaria piedra Rosetta en mano, Corner pudo repintar la casa fácilmente, pero se sorprendió ante algunas combinaciones: "no estoy seguro de lo que estaban pensando con esta puerta verde brillante junto a esta pared de palisandro", bromea. Debido a su esfuerzo, Corner ahora habita un monumento histórico local y el mejor entorno en el que puede vivir y disfrutar de su colección de diseños clásicos de Nelson y Herman Miller.

En una de las primeras cartas de Kirkpatrick a Nelson, un comentario se destaca por su claridad: "No estamos muy preocupados por la apariencia externa", aclara, "sino por la habitabilidad de su interior". De muchas maneras, "habitabilidad" es una de las palabras que mejor resume el trabajo de Nelson. Para Nelson, el diseño no era una especie de ejercicio teórico, intelectual, sino una forma de ver soluciones a los problemas con los que se encontraba la gente. Era un servicio. A lo largo de su carrera, Nelson recomendó soluciones, desde sillería hasta proyectos de urbanismo, que mejorarían el modo en que vivían las personas. Constantemente, buscaba la mejor manera de hacer las cosas, y no tenía reservas en su desprecio por la falta de criterio y las fallas que identificaba en el mundo que lo rodeaba. A la larga, es posible que a Nelson se lo recuerde mejor por sus relojes extravagantes que por su práctica de la arquitectura, pero en un terreno arbolado en Kalamazoo, existe una increíble evidencia de su visión.

Una vista exterior de la sala y la habitación principal en la planta superior. Una vista exterior de la sala y la habitación principal en la planta superior.

No estamos muy preocupados por la apariencia externa sino por la habitabilidad de su interior.

James Kirkpatrick

Un recorrido frondoso y un paisaje exuberante rodean la casa Kirkpatrick. Un recorrido frondoso y un paisaje exuberante rodean la casa Kirkpatrick.

Artículos relacionados

divider