divider

Notas sobre Keyn

Una conversación con los diseñadores de forpeople revela por qué crear una silla simple no siempre es tan simple.

La agencia de diseño forpeople está ubicada en una esquina cualquiera de una pequeña calle al sur de Londres. El estudio se estableció en 2004 por (seguro ya lo han adivinado) cuatro personas que se conocieron en Ingeni, el estudio creativo global de Ford Motor Company. Si avanzamos rápido hasta la actualidad, el sólido equipo formado por 100 personas de forpeople es responsable de una producción de diseño extensa y variada que abarca múltiples sectores, desde comunicaciones para Coca-Cola e instrumentos musicales para Yamaha, hasta artículos de lujo para Dunhill y la experiencia de toda la línea aérea para British Airways.

La compleja producción del estudio está fundada en una filosofía simple. Según Richard Stevens, su cofundador, sus diseños comienzan con la cuidadosa observación de cómo la gente “siente, piensa y actúa”. Estos creativos alientan a su equipo a diseñar teniendo en cuenta siempre al usuario final, no solo para ratificar aún más el nombre del estudio, sino también los productos, servicios y experiencias que resuelven problemas reales.

Con el nuevo Grupo de sillas Keyn, el estudio llevó su enfoque empático a Herman Miller. Acurrucados entre una amplia variedad de prototipos y muestras iniciales de un proceso de desarrollo extenso, Richard Stevens y su socio Joohee Lee de forpeople se sentaron con nosotros y con Nick Savage, Director de Investigación, Diseño y Desarrollo de Herman Miller, para hablar sobre las sillas.

Joohee Lee y Richard Stevens de forpeople Joohee Lee y Richard Stevens frente al estudio en el sur de Londres de la agencia de diseño forpeople.

¿Cómo se gestó este proyecto con Herman Miller?

Richard Stevens: Como estudio, trabajamos con productos electrónicos, automotores, aviación, instrumentos musicales, hospitalidad... muchos sectores diferentes. Internamente, comenzamos a explorar cuál era la siguiente progresión natural de nuestro conocimiento de las personas en otros mercados. Diseñamos muchos mobiliarios para productos en constante movimiento, principalmente de aviación y de la industria automotriz, y fue entonces que pensamos, “¿Por qué no hablamos con Herman Miller sobre el diseño de una silla?”. Luego de nuestra presentación inicial, trabajamos con Herman Miller en un proyecto de investigación para observar el lugar de trabajo. En mayo de 2011, nos solicitaron que trabajáramos en un proyecto para una silla y aquí estamos presentándolo, cinco años más tarde.

Cuéntennos acerca de los métodos de trabajo que practican en su estudio y en qué se diferencian de otras consultoras de diseño.

RS: La premisa de forpeople ha sido siempre comprender la vida cotidiana de la gente, y usar ese conocimiento para desarrollar nuestro diseño. Todo lo que hacemos como estudio es tener en mente al usuario final. Frecuentemente, cuando nos involucramos en el proceso de desarrollo de un producto o servicio, los diseñadores solemos perder de vista el motivo por el cual fuimos contratados. Le pedimos a nuestro equipo que no piensen como diseñadores sino que, en primer lugar, lo hagan como lo haría cualquier persona.

Nuestro estudio está formado por individuos con muchos talentos diferentes que buscan resolver problemas de manera colectiva. Contamos historias que resuenan a nivel comercial pero que también movilizan a las personas emocionalmente, y también somos buenos a la hora de generar experiencias. Nunca diseñamos algo de manera aislada; lo hacemos con un claro conocimiento de cómo impacta en todo lo que lo rodea.

Bocetos de desarrollo de movimiento cinemático. Los modelos de tarjetas blancas y los bocetos se usaron para comunicar las ideas iniciales del movimiento cinemático en la silla Keyn.

¿Cuáles fueron las primeras etapas de colaboración?

Nick Savage: Este proyecto comenzó, tal como hacemos con todos los proyectos, con un informe de diseño, luego vino la fase de exploración, y allí es donde buscamos muchas ideas diferentes y nos detenemos en aquellas que captan nuestra mayor atención.

Trabajamos relativamente con pocas personas durante la fase de exploración, que habitualmente dura entre seis y nueve meses para no quedar estancada por las expectativas de costo, previsiones, ventas y restricciones operativas. Este es un período de gran colaboración donde, por lo general, se grita y debate mucho.

Al final de esta fase, presentamos una propuesta de desarrollo. Solicitamos a la empresa que respalde nuestra inversión permanente a través de la fase de desarrollo, que es cuando también expandimos el equipo.

¿Qué preguntas intentaron responder durante la fase de exploración?

RS: Nos preguntamos: “¿Cómo vamos a diseñar para Herman Miller y qué lugar ocupamos en su variada producción?” ¿Cómo diseñamos una familia de productos? Exploramos la familia de productos que ya tenían y propusimos ideas teniendo en cuenta su ADN.

NS: Desarrollamos el informe original, que inicialmente no tenía requisitos de movimientos y cinemática. Agregamos la característica del respaldo a partir de una investigación científica que llevamos a cabo donde pudimos medir las respuestas físicas de los individuos en muchos esquemas de reunión diferentes, realizando muchas tareas diferentes.

RS: Sí, trabajamos duro para lograr una postura saludable. Obtuvimos un conocimiento profundo y valioso sobre la observación del “síndrome de reunión aburrida”, que es algo que no había sido tratado. ¿Qué le sucede a las personas cuando permanecen sentadas durante un tiempo prolongado? ¿Cómo afecta sus niveles de concentración su posición de sentado y cómo la silla puede ayudar con estos cambios? Esta investigación generó el desarrollo del movimiento del asiento y el respaldo, una innovación absolutamente nueva.

Queríamos que la silla estuviera recta cuando alguien estuviera trabajando en una reunión con una computadora portátil pero que, al aburrirse, pudiera apoyarse sobre el respaldo e inclinarse hacia atrás, que es lo que alguien hace naturalmente. Esto es posible gracias a la cinemática que hemos desarrollado. Se trata de sincerar el corazón, así de simple.

why_keyn_notes_3Modelo de soporte y armazón de la silla KeynPrototipos de la silla Keyn de ingeniería de detalle El objetivo era crear una sensación de trabajo manual en el armazón de polímeros y sostener los componentes a través de una combinación de acabados texturados y pulidos. Se tuvo en cuenta cada enlace e intersección de los materiales y se trabajó artesanalmente para ofrecer un producto que representara la atención a los detalles.

Durante el trascurso de cinco años, deben haberse encontrado con algunos desafíos diferentes. ¿Podrían mencionar algunos?

RS: El desafío inicial fue diseñar una familia de sillas y hacerla flexible en términos de su posibilidad de ser de primera calidad o de su contemporaneidad. Resulta muy difícil diseñar un grupo de sillas que cumpla con los diferentes requisitos de bases que todas las personas diferentes de todo el mundo necesitan en diversos entornos, e incluso más, un grupo de sillas que pudiera complementarse con otras sillas de la cartera de productos de Herman Miller.

La solución a la que hemos arribado parece bastante simple, pero con los años hemos realizado literalmente cientos y cientos de ajustes: las posiciones de los apoyabrazos, la forma de la estructura, de todo.

Lo que más me preocupaba era la imposibilidad de crear un cojín para el asiento: el desafío era cómo fabricar un cojín que se moviera con la silla; esta tarea resultaba más difícil si tenemos en cuenta que la silla está compuesta por tres componentes diferentes. Además, el cojín no puede golpearse al apilar las sillas. Por otra parte, también teníamos el desafío de hacer que pudiera ser repetida por cualquier operador de producción en cualquier parte del mundo. Era un mundo nuevo para Herman Miller y para la industria, ya que nunca antes se había hecho.

Joohee Lee: Para mí, el desafío era la estructura del asiento y superar la compleja ingeniería para otorgar flexibilidad al material, a fin de realizar un movimiento de deslizamiento aparentemente simple. Aquí fue donde también pudimos expresar el ADN de Herman Miller dentro del esquema, la geometría y el patrón. Estudiamos mucho, desarrollamos un nuevo software que podía crear cualquier patrón sin realizar el dispendioso proceso manual de la representación digital.

RS: A medida que aprendimos más sobre los trabajos de Herman Miller, también aprendimos a desarrollar un producto que se adaptara a un precio determinado. Muchas empresas de mobiliarios hacen un gran esfuerzo por desarrollar lo que desea un diseñador, y eso se plasma en muchos productos hermosos que son tan caros que el costo final para la venta minorista resulta prohibitivo. Para nosotros, el lado desafiante de este proyecto fue que cada componente tenía un punto clave de costo; si nos excedíamos, se terminaba. Era realmente estricto.

Estudio de diseño forpeople en Londres Los modelos a escala y las piezas del prototipo que se muestran en el estudio de forpeople ayudan a narrar la historia del proceso de diseño.

Cuéntennos sobre la relación de colaboración entre Herman Miller y ustedes como socios de diseño externos.

RS: Este proyecto ha sido completamente colaborativo. Si no comprendes de dónde provienen los colaboradores y no haces un gran esfuerzo para descubrir sus parámetros, no puedes esperar un desafío ni que propongan una solución alternativa. Por supuesto, debes escoger tus batallas en los proyectos y siempre trataremos de encontrar diversas maneras de abordar un problema y luego volver para resolverlo.

NS: Es posible que exista una tensión saludable entre los ingenieros de desarrollo y los socios de diseño, y eso, en realidad, es parte de nuestra estrategia. Realmente nos esforzamos mucho para que la solución a un problema sea realmente la mejor. Esperamos que los diseñadores nos presionen, y nosotros los presionaremos a ellos. En forpeople, creemos que hemos logrado ese equilibrio constructivo.

RS: Todos tienen un objetivo singular. Durante todo el desarrollo sabíamos que todos estaban ocupándose de cada detalle y, a la larga, estábamos respaldándonos entre nosotros.

La solución a la que hemos arribado parece bastante simple, pero con los años hemos realizado literalmente cientos y cientos de ajustes: las posiciones de los apoyabrazos, la forma de la estructura, de todo...

Richard Stevens, forpeople

Joohee Lee y Richard Stevens del estudio de diseño forpeople Lee y Stevens examinan un modelo prototipo de fundición.

¿Cuáles han sido algunos de los momentos más satisfactorios del proyecto?

NS: El desarrollo de un proyecto como este se asemeja a un sentimiento general: cada vez se pone mejor y mejor. Como ingenieros, ver las primeras piezas de mecanización es la parte más excitante.

JL: Si bien es un producto fabricado industrialmente, la minuciosidad del trabajo artesanal en el desarrollo ha sido sorprendente. Hemos dedicado cinco años a esta silla, y como diseñador del producto, considero que, en realidad, es un lujo. Nos hemos asegurado de que cada pieza funcione exactamente como debería. Creo que podemos mirar esta silla y saber que es lo mejor que puede ser.

RS: Todos los detalles han sido tenidos verdaderamente en cuenta. Todo está allí por algún motivo y no hay ningún detalle descuidado en la silla. Mucha gente que se sienta en ella no se da cuenta de que se mueve, y luego puedes notar un gesto en su rostro cuando esta se mueve. Para mí, ese es el mayor logro de este proyecto.

NS: Es un legado para este proyecto que estamos generando un desarrollo a partir de lo que hemos logrado, y que ya hemos iniciado nuestra siguiente exploración con forpeople. 

Keyn Chair Group

Nos hemos asegurado de que cada pieza funcione exactamente como debería. Creo que podemos mirar esta silla y saber que es lo mejor que puede ser.

Joohee Lee

Artículos relacionados

divider