Diseñadas por Charles y Ray Eames

Sillas de trabajo Eames

Vista en ángulo de Eames Task Chair con carcasa de fibra de vidrio gris y tapizado gris.

Una nueva edición basada en un arquetipo

Silla de tareas Eames con almohadilla de asiento tapizada azul y carcasa de plástico blanco, vista desde el frente.

Sillas de trabajo Eames

Atrae gracias a su forma estética y biomórfica que se ha vuelto arquetípica: la carcasa moldeada de Eames ha sido premiada desde 1950 por inventar un nuevo paradigma para una silla simple y confortable, sofisticada e informal. En esta edición como la Silla de trabajo Eames, la silla icónica aumenta su servicio como una silla de escritorio que brinda funcionalidad y flexibilidad sin esfuerzo.

La silla de trabajo Eames se complementa con el diseño de carcasa de una pieza moldeada, en versiones de silla simple o sillón, con una base de cinco puntas para brindar la estabilidad adecuada, altura ajustable, y asiento y ruedas giratorias. La fibra de vidrio moldeada de la silla Shell Eames, con toda su expresiva variación de superficie, está disponible una vez más gracias a un proceso ecológico. Además de la versión de plástico moldeado, la silla ofrece una estética personalizable; los colores van desde pigmentos nuevos hasta los más vintage, y está disponible con o sin tapicería completa, o un asiento acolchado. La silla de trabajo Eames también ofrece una opción de carcasas para sillas simples de madera moldeada o metal curvado. Sin importar las opciones que elija, las sillas de trabajo Eames se ven bien, se sienten bien y son muy prácticas.

Historia del diseño

La silla Shell Eames nació en 1950, y es producto del visionario equipo de diseño conformado por la pareja de Ray y Charles Eames. La creatividad ilimitada de estos pioneros del mobiliario moderno ayudó a transformar el hogar y la oficina con confort, flexibilidad y colores adaptables.

Al ser una favorita atemporal, las constantes reediciones de la silla Shell Eames afirman la filosofía de los Eames: “El diseño satisface la necesidad”. La sillería confortable, así como la necesidad de versatilidad, ha cambiado con el paso del tiempo tal como lo hizo la silla icónica de una sola pieza: con materiales nuevos y bases que extienden su utilidad. La necesidad de sillas elegantes y expresivas para oficinas, incluidas las sillas de trabajo en casa, inspiró la base original de cuatro puntas incorporada en 1953. Con el desarrollo de una base de cinco puntas, la silla de trabajo Eames permite que las carcasas de las sillas simples y los sillones sobre ruedas giratorias se puedan utilizar como sillas para escritorio.

Vista frontal de Eames Task Chair con carcasa de fibra de vidrio blanco roto y tapizado rojo.

El rol del diseñador es el de un muy buen anfitrión que, atentamente, se anticipa a las necesidades de sus huéspedes.

Más sobre Charles y Ray Eames

Diseñadores de producto Ray y Charles Eames