Cómo crear una oficina que exprese su marca

Estudio de caso de Gensler

San Diego, California, EE. UU.

Personas sentadas revisan un trabajo junto a una mesa alta, al lado de las escaleras.

Estudios de Caso

2:56

Case Study: Gensler

See how Gensler transformed their office design into a powerful expression of their brand with Herman Miller.

Una oficina en un penthouse con vistas a la bahía de San Diego puede ser imponente para los clientes. Pero no lo es si eso significa que las personas que trabajan allí tienen dificultades para desempeñarse conjuntamente en proyectos creativos. Durante más de una década, los empleados de Gensler estuvieron dispersos en los pisos superiores de una torre de oficinas en el centro de San Diego. “El desafío de estar allí arriba era que estábamos muy desconectados unos de otros”, dice Scott Peterson, director en Gensler. “Las personas venían a trabajar pero ni siquiera nos cruzábamos con ellas durante varios días”.

Cuando la planta baja y el primer piso de la torre de oficinas estuvieron disponibles para alquilar, el equipo de Gensler se sintió contento con la posibilidad de reubicarse. Era una oportunidad para incorporar cambios en el lugar de trabajo que se adaptaran mejor al modo altamente interactivo en que el equipo deseaba trabajar, transmitir los esfuerzos de la compañía para crear diseños transformadores para sus clientes y fortalecer su vínculo con la comunidad local.

Mientras el equipo buscaba socios para el rediseño, quería hallar a un colaborador que compartiera su pasión por el diseño centrado en las personas y la creencia principal de que el buen diseño puede mejorar la vida. “Las ideas de Herman Miller sobre el trabajo y el lugar de trabajo facilitaron nuestra unión laboral”, dice Peterson.

Un hombre y una mujer revisan un trabajo sobre una mesa alta.

Las mesas elevadas fomentan las charlas espontáneas y las reuniones rápidas para revisar el trabajo.

Muestras

El equipo de Gensler quería crear un nuevo espacio para fomentar la creatividad y la resolución de problemas, sobre todo, en un entorno donde las personas se encuentren espontáneamente mientras circulan por la oficina. Para explorar las posibilidades de cómo se verían los esquemas grupales casuales en el lugar de trabajo de Gensler, el equipo de diseño creó prototipos donde se personalizaron los mobiliarios de Herman Miller según la estética audaz que distingue a la compañía.

Más allá de las decisiones ornamentales, poner manos a la obra con Herman Miller ayudó a Gensler a comprender cómo los diferentes tipos de elementos del mobiliario podían aumentar la comodidad y mejorar el desempeño de las personas en diversos esquemas de oficina. Esto le dio al equipo de Gensler la confianza de que las nuevas adiciones, como los escritorios sit-to-stand (que se pueden usar al estar de pie o sentado), iban a satisfacer las necesidades cognitivas y físicas de las personas y a la vez cumplirían las demandas de uso diario en una compañía de diseño de crecimiento vertiginoso.

Asímismo, Gensler consideró a Herman Miller como un socio valioso que podía contribuir con sus iniciativas de sustentabilidad. El equipo pretendía alcanzar la certificación Platino de liderazgo en eficiencia energética y diseño medioambiental (LEED) y la certificación Oro de WELL, y sabía que el mobiliario cumple un rol importante en ese proceso. La sólida cartera de Herman Miller con opciones sustentables, junto con la investigación y las certificaciones que las respaldan, ayudó a Gensler a alcanzar sus objetivos de sustentabilidad y continuar expresando sus valores a través del lugar de trabajo.

Una mujer lee sentada en una silla lounge Eames en el segundo piso mientras otra mujer sube las escaleras.

El imponente entrepiso, con la tumbona y el reposapies Eames, brinda a todas las personas que la transitan una vista de la ajetreada ciudad. Los esquemas como éste ayudan a fortalecer los vínculos entre Gensler y la comunidad.

Reproducir el exterior en interiores

La nueva oficina sirve como una cartelera atractiva para las capacidades de diseño de Gensler, además de su conexión cultural con la comunidad de San Diego. Las ventanas del piso al techo permiten que las personas trabajen en la oficina con vista desde la calle. Esto brinda a los empleados una vista al soleado y vibrante mundo externo, y ofrece a los transeúntes la posibilidad de observar la clase de trabajo de diseño que realiza Gensler.

“Al estar en planta baja, somos más visibles a las personas que transitan la calle”, dice Michelle Gallegos, técnica en diseño en Gensler. “Es una oportunidad para que los miembros de la comunidad se detengan, nos hagan preguntas y entiendan quiénes somos, qué hacemos y cuál es nuestro propósito”.

Cuando los clientes y otros visitantes ingresan a este espacio, son recibidos por un vestíbulo luminoso y espacioso unido al primer piso por una escalera de proporciones considerables. Los atractivos elementos de diseño, como una gigante “G” de Gensler, la exposición de los trabajos de diseño en curso a cada lado de las paredes y una pantalla digital donde se muestran los productos terminados, refuerzan su marca y revelan la historia de la impresionante cartera de diseño de Gensler. Estampas de cómodas sillas lounge y largas hileras de mesas con taburetes invitan a las personas a tomar asiento y socializar.

Personas trabajan y se reúnen en una sala de estar junto a ventanas.

Un vestíbulo luminoso y espacioso contiguo a la entrada principal es el lugar perfecto para que el equipo reciba a nuevos clientes. Las ventanas del piso al techo comunican este espacio con el activo paisaje urbano. Los toques personales, como la tabla de surf de Gensler, rememoran la personalidad única de la oficina de San Diego.

El vestíbulo, junto con una sala de conferencias colindante con el espacio principal, es un sitio donde el equipo de Gensler se siente orgulloso de recibir a los clientes. De hecho, está tan orgulloso de este espacio que suele ofrecerlo a miembros de la comunidad para eventos solidarios o días festivos.

En otro sector del vestíbulo, encontrará colegas trabajando juntos o conversando en una cómoda sala de estar rodeada de fotografías del personal y objetos de interés de Gensler. Una cafetería espaciosa y centralizada invita a las personas a conversar entre una taza de café y otra, mientras que una galería exterior sirve como escena para reunirse y disfrutar del cálido sol de San Diego.

Personas reunidas en un espacio al aire libre.

Una galería exterior fuera del primer piso es el sitio favorito para socializar y disfrutar del buen clima de San Diego.

Encuentre su concentración

Con el propósito de brindarle al equipo de Gensler el espacio necesario para enfocarse en tareas individuales, y hacerlo con comodidad, Herman Miller equipó las áreas de trabajo con escritorios sit-to-stand. Esto permite que las personas sigan en movimiento durante el día mientras cambian con facilidad de posturas y tareas.

“Como diseñadora, la capacidad de levantar tu escritorio y obtener una mesa elevada a tu alcance es toda una revolución”, dice Gallegos. “Si alguien se acerca, puedes esbozar ideas y analizarlas cómodamente juntos”.

“Como diseñadora, la capacidad de levantar tu escritorio y obtener una mesa elevada a tu alcance es toda una revolución. Si alguien se acerca, puedes esbozar ideas y analizarlas cómodamente juntos”.

- Michelle Gallegos, técnica en diseño

Una mujer de pie junto a un escritorio Sit-to-Stand, mirando a dos monitores de computadora.

Las mesas de altura ajustable con taburetes también incentivan el movimiento y facilitan el contacto y el trabajo interpersonal durante unas horas o la reunión con colegas para revisar planes. Estos espacios de trabajo públicos y flexibles están complementados por una serie de tranquilas salas cerradas donde se pueden realizar sesiones laborales o llamadas telefónicas privadas.

Con acceso a una variedad de nuevos esquemas, los empleados se ven más felices cuando llegan al trabajo todos los días. “Es como una brisa de aire fresco”, dice la administradora Ashley Carman. “Fue un gran alivio dejar de pensar en dónde se realizarían determinadas reuniones o si había una habitación disponible para trabajar o colaborar”.

Un hombre y una mujer reunidos en un espacio lounge informal.

Una sala de estar cómodamente equipada incentiva el diálogo casual.

Viva sus valores

Para Gensler, la nueva oficina se convirtió en una manera increíblemente efectiva de compartir su filosofía de diseño con sus clientes. Según dice Gallegos, “Los clientes pueden venir aquí, usar el espacio, comprobar con sus propios ojos lo que les estamos manifestando, es decir, ‘Entiendo lo que intentan hacer por nosotros y lo acepto. Ya veo por qué es tan importante. Me agrada este entorno. Veo la conexión, la socialización y la colaboración. Veo los escritorios sit-to-stand y entiendo cómo fomentan un estilo de vida saludable’”.

“Si tomamos todo esto en cuenta, es decir, la investigación, la calidad del producto, la historia de la organización y cómo ambos consideramos el entorno laboral, comprobamos que contribuyó a la tormenta perfecta de lo que necesitábamos para nuestra oficina”.

- Scott Peterson, director

Un hombre y una mujer sentados en un mostrador socializando con otra mujer del otro lado, en una cocina.

Al final, Herman Miller ayudó a Gensler a cumplir todas sus metas. “Si tomamos todo esto en cuenta, es decir, la investigación, la calidad del producto, la historia de la organización y cómo ambos consideramos el entorno laboral, comprobamos que contribuyó a la tormenta perfecta de lo que necesitábamos para nuestra oficina”, dice Peterson.

El resultado es un lugar de trabajo que revive los valores de Gensler y mejora la manera en que las personas interactúan entre sí y con su comunidad.