Diseño de Charles y Ray Eames

Taburete Eames Wire

La mitad superior de un taburete de alambre de plata Eames, visto desde un ángulo de 45 grados.

Acto de acrobacia

Taburete Eames Wire

A lo largo de su carrera de exploraciones y experimentos infinitos, Charles y Ray Eames nunca dejaron de repensar y redefinir sus ideas. Tal vez, el mejor ejemplo de este proceso sea el diseño de la silla de concha. Se han realizado numerosas repeticiones de las sillas Eames Shell aprovechando los materiales y los procesos que en su momento fascinaron a Charles y a Ray.

El taburete se presentó con el mismo espíritu que la silla Eames Wire, que es propiamente el resultado de los experimentos con alambre soldado y curvado durante la década del 50. Con su diseño ligero y etéreo, el taburete Eames Wire está disponible en una variedad de acabados, con altura para barra o mostrador, y con una almohadilla opcional única o tipo "bikini" de dos piezas, realizadas en piel.

La mitad superior de un taburete de alambre Eames plateado con una almohadilla de asiento negra, vista desde un lado.

Para cada necesidad

Charles Eames dijo genialmente: “El rol del diseñador es el de un muy buen anfitrión que cuidadosamente se anticipa a las necesidades de sus huéspedes”. Con las sillas Shell de plástico moldeado, fibra de vidrio y madera, así como con la silla con alambre, los Eames han creado una respuesta universal a lo que todos desean de una silla: una forma simple, elegante que se adapte a cualquier cuerpo y a cualquier lugar.

Un póster que muestra fotos de varios muebles modernos de mediados de siglo.
Ray y Charles Eames, diseñadores del taburete de madera moldeada Eames.

De muchas maneras

Creada a partir de las primeras investigaciones realizadas por Charles y Eero Saarinen sobre madera laminada moldeada en la Cranbrook Academy en 1939, y posteriormente desarrollada por Ray en el estudio Eames en Venice, California, la silla moldeada es un ejemplo del proceso repetitivo de Eames y su deseo de hacer “el mejor producto, para la mayoría de las personas, por el menor precio posible”. Con cada nueva forma, acabado y configuración, los Eames siguieron ampliando los límites de lo que una silla Shell podía llegar a ser: luego de experimentar con un laminado de forma simple y metal estampado, pasaron a la fibra de vidrio y experimentaron con el alambre curvado; cuando la producción de fibra de vidrio demostró ser nociva para el medio ambiente, la decisión fue cambiar la fabricación a un plástico más seguro; y ahora, con los avances en la composición de fibra de vidrio segura y las tecnologías de chapa de madera dinámicas, la evolución continúa con las sillas de fibra de vidrio y madera moldeadas.

Para todos

La silla Shell Eames se diseñó conforme al principio de adaptabilidad, para ofrecer innumerables configuraciones que sirvieran a una gran variedad de aplicaciones y entornos. Es lo que hace que la silla sea una pieza clásica valiosa en las colecciones de museos, así como en las salas de estar, lavanderías, vestíbulos y cafés. Es lo que hace que sea un gran mueble para comprar a los veinte años y que sigue siendo valioso y relevante para entregar a sus hijos 20 años más tarde. Una diversa selección de opciones de estructura, base, color y acabado que le permiten crear su silla perfecta. Al igual que cada persona, cada silla tiene una historia.

Imágenes históricas de ocho sillas diseñadas por Charles y Ray Eames.

El rol del diseñador es el de un muy buen anfitrión que, atentamente, se anticipa a las necesidades de sus huéspedes.

Más sobre Charles y Ray Eames

Diseñadores de producto Ray y Charles Eames