Cinco consejos importantes para liderar equipos remotos

Cómo ayudar a sus equipos a mantener la productividad y la colaboración

Escrito por: Ryan Anderson, VP de Digital Innovation en Herman Miller

An all-white office with a white Aeron Chair, white desk, Eames LTR table and bookshelves full of books and office accessories.

Cinco maneras para contribuir al éxito de los equipos remotos

1. Comprender los desafíos de ayudar a todos a mantenerse conectados e involucrados.
2. Usar las reuniones web con moderación y confiar en las herramientas que lo mantienen conectado a lo largo del día.
3. Asegurarse de que las conversaciones y las decisiones importantes incluyan a los integrantes del equipo remoto.
4. Ser creativo con las ideas para socializar digitalmente.
5. Contactarse regularmente con los integrantes del equipo y fijar métricas de rendimiento dirigidas por los resultados.

¿Es nuevo en el manejo de equipos remotos? Durante la última década he tenido la oportunidad de liderar a varios y de estudiar el trabajo remoto con muchos colegas muy perspicaces de las principales empresas de tecnología. De acuerdo con esas experiencias, aquí presento mis mejores cinco sugerencias para empezar con el pie derecho.

1. Comprender la dificultad

Liderar el trabajo remoto es un desafío de inclusión. Usualmente las personas son bastante capaces de hacer su trabajo individual desde cualquier lugar. Pero la verdadera dificultad está en ayudar a que los integrantes del equipo se conecten, escuchen y tengan la sensación de propósito y pertenencia. Es su trabajo como líder ayudar a las personas a mantenerse conectadas con el propósito mayor para el que están trabajado y sentir que forman parte del equipo. Su rol es ser el promotor de una cultura de trabajo en equipo saludable, productivo y virtual.

2. Vuélvase asincrónico

Muchos equipos remotos optan rápidamente por las herramientas web: Zoom, Skype, Go To Meeting, WebEx, etc., como medios para realizar reuniones. Y, si bien estas soluciones son útiles, requieren que todas las personas interactúen en el mismo momento. Esto puede desacelerar al equipo, representar un desafío para los introvertidos e inmiscuirse en el tiempo personal de los integrantes del equipo que se encuentran en zonas distantes. En su lugar, opte por Slack o Microsoft Teams como sus principales herramientas de comunicación y utilice las reuniones web con mayor moderación. Cree un canal en Slack o Microsoft Team para su proyecto y aliente a las personas a interactuar a lo largo del día en los momentos que les sean convenientes. Se dará cuenta de que sus proyectos avanzan con mayor velocidad y su equipo interactúa más. Como líder, es usted quien debe aprender qué plataforma escoger (¡mire un tutorial!) y estar activo en la ejemplificación de las conductas apropiadas.

3. Establecer protocolos colocalizados

Si tiene un equipo en el que algunos integrantes comparten la ubicación aunque otros están en sitios remotos, su trabajo es establecer protocolos para garantizar que las conversaciones no excluyan a los integrantes del equipo remoto. Encienda la cámara de video de la sala durante las reuniones web para que las personas puedan ver quién habla. Pause la conversación con frecuencia, cada diez minutos como máximo, para preguntarle a los integrantes del equipo remoto si tienen comentarios o preguntas. Asegúrese de que todos estén presentes cuando tenga que tomar una decisión importante y aliente las conversaciones antes y después de las reuniones por medio de Slack o Teams.

4. Ser sociable

Con el trabajo remoto, los integrantes del equipo no siempre siguen las interacciones sociales informales que transcurren a lo largo de la jornada laboral. Estos momentos son importantes para crear la cultura del equipo. Para resolverlo, considere incorporar un canal de Slack o Teams llamado "Charlas de café" y aliente a las personas a publicar memes divertidos o a hablar sobre el partido del sábado. Considere programar fechas para tomar café virtualmente y socializar o celebrar el cumpleaños o aniversario de un integrante del equipo.

5. Gestionar el desempeño

Muchas organizaciones siguen considerando que la asistencia al trabajo es una medida de productividad (cuando no lo es; se trata, en verdad, de una medida de obediencia, pero no me quiero desviar). Si ese es el caso de su organización, querrá reflexionar más sobre las métricas del rendimiento dirigidas por los resultados y asegurarse de que cada integrante del equipo sepa qué se espera de él o ella en el desarrollo de su proyecto. Como líder, tendrá que tomarse tiempo adicional y hacer el esfuerzo de contactar a cada integrante del equipo cada semana, idealmente por video, debido a que la comunicación no verbal durante las reuniones personalizadas es importante. Cuando realice el contacto con los integrantes de su equipo, esté atento a indicios de desgaste. Si bien a algunas organizaciones les preocupa que los trabajadores remotos se retrasen con frecuencia, el problema, en verdad, es lo opuesto. Las personas no pueden desvincularse del trabajo cuando éste está ocurriendo en sus hogares en distintas zonas horarias.