Productos de Don Chadwick

Si bien Don Chadwick ha alcanzado amplio reconocimiento por su trabajo en algunos de los mobiliarios más icónicos del mundo, todavía sigue trabajando arduamente. Todavía vive en el sur de California. Todavía sigue ensuciándose las manos. Todavía sigue depurando sus procesos y agudizando su visión para el diseño. Todavía sigue disfrutando su trabajo.

Y sigue considerando sus limitaciones, utilizando elementos ergonómicos como mecanismos del soporte, materiales elastométricos y ruedas giratorias para lograr nuevos diseños. Sus celebradas innovaciones están próximas a cumplir cincuenta años, no obstante, Chadwick sigue siendo una gran influencia para los diseñadores industriales y los fabricantes de mobiliario de todo el mundo. El diseño de su sillería modular para Herman Miller, que se presentó originalmente en 1974, fue relanzado en NeoCon en 2015.

A mediados de 1950, Chadwick era un estudiante de diseño industrial de la UCLA. El interés de Chadwick por el mobiliario se acentúo después de asistir a una conferencia de los afamados diseñadores Charles y Ray Eames. Diez años más tarde, creó su propio estudio de diseño en Los Ángeles, un pequeño espacio sobre una ferretería, donde pasaba gran parte de su tiempo tratando de promocionar sus ideas a los fabricantes. “Comencé, creo, en 1972”, así lo cuenta Chadwick, durante la visita de Herman Miller. Desde entonces, diseñó, por su cuenta y de manera conjunta, algunos de los productos insignia de la empresa. A mediados de su incipiente carrera (que pronto sería un éxito), Chadwick regresó a la UCLA como profesor, donde compartió sus conocimientos con los estudiantes, desde 1976 hasta 1985.

Chadwick es un ávido coleccionista de arte, por lo que los museos no le resultan desconocidos, ya que también ha visto allí exhibidos a sus propios diseños. La silla Aeron, un icono ergonómico que diseñó conjuntamente con Bill Stumpf para Herman Miller en 1994, formó parte de la colección permanente del Museo de Arte Moderno antes de entrar en producción.

Chadwick admite que mucho ha cambiado con el paso del tiempo, incluso sus procesos. Por ejemplo, está más adaptado a los aspectos del diseño digital como el boceto en pantalla frente al boceto en papel. Pero hay algo sobre el proceso de diseño de Chadwick que no ha cambiado en los 44 años que ha estado diseñando: su curiosidad. Sigue cuestionando el modo en que los diseñadores y los fabricantes usan materiales sustentables para mejorar el modo en que las personas viven y trabajan, a través del diseño.

“Si no estás siempre observando objetos, y observándolos de una manera diferente, con una curiosidad general, ya no eres diseñador”.

- Don Chadwick

Chadwick y su esposa dedicaron mucho tiempo a visitar galerías de arte o a explorar nuevos restaurantes tanto en Los Ángeles como en el exterior. Documentalista incansable, rara vez viaja sin su cámara. Actualmente, su favorita es una Sony RX100M3. Al respecto de su fotografía, comenta "Tiendo a estar atento a todo. Si tiene algún interés visual en particular, ahí estoy, listo para registrarlo. Tampoco tiene que ser algo particularmente atractivo".

Recientemente, Chadwick volvió a considerar el diseño más exitoso que creó con Stumpf, la silla Aeron. El diseñador y Herman Miller trabajaron conjuntamente durante casi dos años para actualizar prácticamente cada uno de los elementos de la silla para los trabajadores actuales. Bajo la dirección de Chadwick, la actual silla Aeron ha sido rediseñada para brindar una postura más saludable, readaptada para ofrecer un mejor rendimiento, reconsiderada para lograr un mejor ajuste y depurada para adecuarse a entornos más modernos.

Desde su niñez, Chadwick encontró la inspiración en los espacios abiertos. Todavía realiza caminatas por las montañas del oeste de Los Ángeles con Stanley, su gran boyero suizo, buscando inspiración para su próximo diseño, aunque se trate de una increíble innovación. "Todavía me entusiasma", dice Chadwick. "Y me da curiosidad. Eso es lo importante. "Si no estás siempre observando objetos, y observándolos de una manera diferente, con una curiosidad general, ya no eres diseñador”.